icono cerrar
Mi cesta (0)

No quiero ser otro amigo invisible.

El viernes pasado hicimos el sorteo del amigo invisible. Me cuesta tanto encontrar un buen regalo, algo que consiga sorprender. Todos los años las mismas dudas: ¿Le gustará? ¿Tendrá ya algo parecido? ¿El resto de regalos parecerán mucho mejores al lado del mío?

Este año será diferente. En cuanto abrí el papelito del sorteo y vi el nombre escrito en él, lo supe. Me vino a la cabeza ese día en clase, esa palabra sin sentido, esa risa tan tonta que éramos incapaces de parar, hace tantos años ya…

Encendí el ordenador, y grabé: “¡Churumbel!”
Ahora ella llevará en su muñeca mi voz recordándole esa palabra cada vez que toque la pulsera.

síguenos

Únete a Tot-em. Novedades frescas y ofertas exclusivas una vez al mes.